Artículos

LECTURA GLOBALIZADA: pros y contras.

Si trabajas con niños o intentas estar a la última en metodologías educativas lo conocerás o lo habrás oído alguna vez. Si no sabes de qué se trata, te puede interesar. Todos sabemos leer, la inmensa mayoría por medio de métodos tradicionales ¿por qué nuestros niños deberían hacerlo de otro modo?, ¿es para todos?, ¿hay incompatibilidades con el sistema educativo actual? En este artículo descubrimos qué es la lectura globalizada, analizaremos los pros y contras y compararemos con el método tradicional.

LECTURA TRADICIONAL

La lectura tradicional implica una conciencia fonológica previa. De este modo, un niño que empieza a leer debe identificar las letras y asociarlas a su fonema, hasta formar las sílabas…

Cuando logra leer, es capaz de desmembrar una palabra. “MAMÁ” está compuesto por letras “M” y “A” cuyos  fonemas /m/ y /a/ suenan de una determinada forma y se trasladan a los grafemas que escribimos <m>  y <a>. Éstas a su su vez forman sílabas “MA”.

Todo forma parte de una tarea que hacemos inconscientemente pero que al principio es arduo ya que realmente es un proceso complejo y arbitrario.

Con el sistema tradicional de aprendizaje de la lectura, incluso se puede leer y escribir una palabra que no se conozca. Ya que sabemos qué grafema se asocia a lo fonemas y además conocemos las reglas gramaticales y ortográficas.

Podemos decir que las letras son como las piezas de un puzle que forman palabras.

LECTURA GLOBALIZADA

No ocurre igual con la lectura global, con este sistema se aprenden las imágenes de las palabras como un concepto independiente. La lectura globalizada es una forma de aprendizaje de la lectoescritura en el que se entienda la palabra como una totalidad, un conjunto.

Del mismo modo que una persona puede reconocer una palabra en chino por la figura sin conocer el idioma. Solo porque lo ha visto repetidas veces y sabe lo que significa.

De esta manera, un niño que haya aprendido mediante la lectura globalizada la palabra “MAMÁ”, podrá reconocer la palabra escrita y nombrarla aunque no identifique las letras, ni sepa cómo suenen sus fonemas, ni reconozca sus sílabas.

Siguiendo la analogía del puzle, hablamos de que ese niño lleva un puzle cuyas piezas son inseparables y lleva unido a todos sitios. Reconocerá esa palabra y la podrá incuso escribir, como dibuja un árbol sin desmembrar sus trazos. La globalidad de las letras que forman la palabra “MAMÁ” significa su concepto de madre.

PROS Y CONTRAS

¿La lectura globalizada es para todos los niños o es un sistema adaptado a personas con necesidades educativas especiales?

La lectura global es un sistema de aprendizaje que, si bien beneficia especialmente a personas con dificultades en el aprendizaje, puede aplicarse como método didáctico a cualquiera contribuyendo de forma positiva a su desarrollo. De hecho, ya se trabaja en muchos centros infantiles.

¿Trabajar con este sistema puede ser negativo para una lectura tradicional futura?

Aprender las palabras en su conjunto no limita una lectura tradicional posterior. Por el contrario, los niños encontrarán sentido al nuevo aprendizaje de una forma más sencilla y rápida en muchas ocasiones.

¿Por qué un niño debe aprender de esta forma estando el sistema tradicional?

Puesto que no limita y no es necesario decantarse por uno y otro, puede desarrollarse un aprendizaje “mixto” comenzado por un sistema global y continuando por el tradicional, por ejemplo. Para qué eliminar una nueva oportunidad de aprendizaje nueva.

Sobre todo, sería beneficioso en el caso de personas a las que les resulta costoso aprender a leer, que tengan dificultades en el aprendizaje o trastornos del desarrollo ya que la mayoría de ellas cuentan con buenas habilidades visuales.

En algunas ocasiones personas que nunca aprenderían a leer con el sistema tradicional, aprenderán las palabras más importantes de su entorno gracias a la lectura global como alternativa, reforzando su autonomía, inclusión y calidad de vida.

¿En qué situaciones puede ser negativo?

No tiene puntos negativos en sí mismo, pero hay ocasiones en las que se encuentran consecuencias no deseadas con este sistema.  Todas estas quejas suelen reducirse a dos:

  • Se enseña al niño a leer con el sistema global y al realizarse el nuevo aprendizaje por el método tradicional los pequeños escriben y leen más rápido, dejando por el camino un reguero de faltas ortográficas y gramaticales. Esto sucede porque no se ha aprendido correctamente a leer. Del mismo modo que puede aprender de forma deficiente un niño que antes no aprendía con lectura global.
  • Pensar que la única forma de leer será la lectura global puede ser muy limitante, ya que debería tener una memoria visual prodigiosa para trabajar con la media de palabras que usa una persona de su edad. Pero no debería ser esa la finalidad, si no pensar en una forma reforzante de comenzar a leer, un primer contacto con la lectoescritura o un apoyo a personas que requieren un sistema más adaptado a sus necesidades individuales.

¿Es incompatible con el sistema educativo actual?

No debería serlo. Todo depende del centro y de la metodología de cada maestro. Si se trata de acercar la lectoescritura a los pequeños de la casa, no habrá problema ya que los niños a edades tempranas no trabajan con sistemas de lectoescritura. Si se lleva a cabo a edades más tardías, por el motivo que sea, sí será necesario poner en común con el equipo docente el método ya que no se lleva a cabo en todas las aulas ordinarias.

CONCLUSIONES

Como muchos otros sistemas de aprendizaje, la lectura global puede ser un gran aliado. Permite conocer las palabras de los conceptos que nos rodean aunque aún no sepamos “leer” como tradicionalmente se entiende.

Por un lado, puede ser muy positivo en la vida de un niño ya que como un logo perciben la palabra como unidad e identifican el concepto. Se puede estimular el desarrollo de los peques con diferentes ideas que saquen partido a este sistema como colocar las palabras de lo que contienen los cajones de su cuarto, panel de normas, formas alternativas de juego… Siempre que no implique una frustración y forme parte de una tarea agradable.

Por el contrario, pese a sus beneficios, tiene sus límites. Aunque es muy sencillo aprender palabras e incluso poder conjugarlas, puede ser una losa difícil de llevar si se usa como método único y se pretende conocer una mayor variedad de léxico, así como comprensión de textos más complejos.

No obstante, no hay lugar a dudas en que es de gran beneficio para personas con dificultades a la hora de aprender a leer y escribir, mucho más en el caso de personas con dificultades del aprendizaje.

Por último, es preciso resaltar que, aunque pueda tener sus límites, debemos saber adaptar cada metodología y sistema a nuestro alcance para poder ofrecer una mejor educación en beneficio del desarrollo de nuestros peques.

Y tu, ¿trabajas el sistema global?, ¿lo conocías?, ¿piensas que puede tener más puntos positivos o negativos?

Espero que te sirva y te haya gustado. ¡Hasta pronto!

Entrada anterior Entrada siguiente

También podría gustarte

Sin comentarios

Deja una respuesta