Artículos

TERAPIA ASISTIDA CON ANIMALES: ¿una herramienta útil o un timo?

Cada día aparecen nuevas plataformas que ofrecen formación e ideas para apoyar las actividades que se realizan para mejorar la calidad de vida de las personas que sufren algún tipo de dificultad (ancianos, trastornos del neurodesarrollo, discapacidad física…)

Junto con ellas han visto la luz, entre gran polémica, algunas terapias específicas que prometen mejoras significativas en personas con diferentes tipos de discapacidad algunas de ellas incluso prometen “cura”.

Y es entre tanto revuelo donde encontramos la Terapia Asistida con Animales (TAA a partir de ahora), algo a priori atractivo para las familias pero que crea dudas entre los profesionales. ¿La TAA forma parte de ese grupo de terapias que buscan el beneficio sin importar la repercusión emocional y económica de  las familias o es una herramienta útil capaz de conseguir mejoras reales?


DIVISIÓN DE OPINIONES

Por un lado, encontramos  opiniones favorables a la TAA, las cuales consideran muy positivo el trato con animales por las capacidades y conductas que se adquieren y desarrollan.

Pero por otro lado, se plantean algunas dudas como por ejemplo saber si el precio que las familias pagan (tiempo y coste económico) es proporcional a los resultados, si tiene eficacia terapéutica con personas con determinadas características como personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) o si el técnico que acompaña al animal tiene los conocimientos necesarios.

Se critica que no hay evidencias científicas a favor de su eficacia, si bien es cierto, tampoco las hay en contra. El debate está abierto. Aunque muchos abogan por una terapia tradicional y contrastada, la novedad siempre es atractiva.


¿QUÉ ES LA TERAPIA ASISTIDA CON ANIMALES?

Para entender mejor qué es la TAA, debemos diferenciarla claramente de las actividades con animales. La principal diferencia es que en las TAA, se precisa la participación de un profesional (terapeuta de referencia), el cual determina los objetivos de intervención concretos para los que funciona el animal como mera herramienta, siendo un complemento más para una terapia global. Por otro lado,  una actividad con animales es lúdica, sin objetivos específicos ni evaluación terapéutica, aunque no por ello deje de ser beneficiosa en algún aspecto.

Una vez aclarado este punto es importante tener en cuenta que para realizar este tipo de ejercicio, se necesita: por un lado,  una preparación específica por parte del instructor del animal (entre otras, ya es posible conseguir formación técnica superior o universitaria en este campo); y por otro lado, para que el animal sea considerado apto para las TAA, debe haber pasado diferentes evaluaciones1 (esta prueba no es tanto para descartar ejemplares como para organizar los objetivos del futuro entrenamiento, por ejemplo, un perro con gran sensibilidad auditiva, deberá ser entrenado y desensibilizado para trabajar con niños).

Cuando es escogido, dicho animal debe ser entrenado especialmente para el colectivo con el que va a trabajar (teniendo en cuenta las necesidades del animal, seguridad, comodidad, alimentación, ocio y descanso), y seleccionado (en cuanto al tipo, raza y ejemplar) según las necesidades, características y objetivos de intervención, y nunca al contrario (atendiendo primero al animal y después la intervención).

 


1: Para la selección de perros se realizan comúnmente los test Liakhoff, Pfaffernberger y Campbell,que se centran en las sensibilidades (mental, corporal, olfativa, visual y auditiva), los miedos, la voluntad de complacer y el futuro temperamento y carácter del cachorro.


¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE LA TAA?

Además de los beneficios ya conocidos que ofrecen las relaciones con los animales (recurridos en hospitales, con ancianos, con  movilidad reducida…) ¿qué puede aportar  las TAA significativamente a las personas con TEA?

Por un lado, están los beneficios físicos, como puede ser el trabajo de psicomotricidad gruesa, tono, equilibrio, sistema vestibular, desarrollo de la propiocepción, regulación del sistema respiratorio… Como puede ser montar a caballo, relajación con perros grandes o actividades con delfines.

Por otro lado, encontramos los beneficios psicológicos, sociales y emocionales. Se desarrollan y favorecen numersos aspectos de éstas áreas (interacción, contacto físico, juego espontáneo, atención focalizada y mantenida, memoria, secuenciación, solución de problemas…)  Por ejemplo en el caso de actividades con perros, delfines, leones marinos.

Gracias a la colaboración entre el terapeuta y el instructor se puede hacer de una actividad simple con el animal un trabajo completo.


¿MERECE LA PENA LA ATT?

Antes de hacerse esa pregunta, por un lado, es importante que las familias sean conscientes de que no hay terapias milagrosas,  que conozcan  la TAA y cuenten con un equipo de profesionales con el que realizarla. La TAA se debe comprender como un complemento dentro de una terapia completa.

Por otro lado, la TAA no debe suponer un desgaste familiar. Muchas veces las familias se ven comprometidas económica y personalmente por culpa un horario completo de actividades, sin tiempo de ocio familiar.

¡Sin olvidar los intereses, características y necesidades de la persona que los va a recibir!

En conclusión, si las familias conocen bien la realidad de la  TAA y no supone un esfuerzo extra en cuanto a horario, se adapta a los intereses y características  de la persona y no crea un impacto económico familiar al que no pueda hacer frente, puede dar grandes resultados.


Tras pasar un cuestionario de opinión sobre TAA a 50 personas (familias y terapeutas de niños con TEA), se observa que la mayoría saben qué es, aunque pocos han podido comprobar su eficacia. La mayoría opina que puede ser positivo y solo 2 piensan que pueda ser perjudicial. A los que la realizaron, en concreto con delfines y caballos, les resultó muy beneficioso.

Asociacion del perro de ayuda social Hope Animals

Conocí hace varios años a este equipo en cursos de formación y durante sus sesiones, son un buen ejemplo de profesionalidad en el tema.  Cuando los encontré descubrí de primera mano cómo se trabaja en este ámbito.

Está compuesto por un equipo de especialistas en temas educativos, sanitarios y sociales y se centran en las necesidades específicas de colectivos con distintas necesidades sociales y discapacidades.

Más información en   www.aetana.es

(Asociación española de terapia asistida con animales y naturaleza)

Entrada anterior Entrada siguiente

También podría gustarte

Sin comentarios

Deja una respuesta