Comunicación, Habilidades socio-emocionales

CÓMO HACER TÍTERES CON CUCHARAS DE PALO con emociones cambiantes

Hoy te muestro cómo hemos hecho unos divertidos títeres con cucharas de palo. Son muy cómodos de usar para los más pequeños o niños con dificultades motoras por su tamaño y material. Además les añadimos emociones. Como dijo una peque-trebolita “cucharita con doble personalidad”. Los niños de la casa o de clase nos ayudan porque es muy sencillo, y después podremos trabajar diferentes conceptos y habilidades relacionados con las emociones y las relaciones sociales.

Hemos trabajado las emociones en muchas ocasiones, como en el teatro de las emociones. donde usamos nuestros propios dedos, o en cómo estás, donde aprendemos técnicas para trabajar cada emoción. Puedes volver a hacer algunas de las dinámicas que hicimos en estos post antiguos pero adaptándolos al nuevo juego, introduciendo un elemento externo, una cuchara.

MATERIALES

  • Consigue cucharas de palo (también valen tenedores)
  • Las pinturas que más os guste usar: acuarelas, rotuladores, ceras…
  • Tijeras
  • Adhesivos en blanco (si no tienes, lo haces en papel y lo pegamos con pegamento de barra)
  • Pistola de silicona o pegamento para tela (si no un pegamento fuerte)
  • Retales de tela. Yo uso fieltro que es muy rígido y vistoso.
  • Puedes añadir más detalles como lana para el pelo, collares….

Dibujamos los ojos y las bocas de las diferentes emociones. Nosotros haremos las 4 más básicas: alegre-triste y enfadado-asustado/sorprendido.

Después lo recortaremos y lo pegamos en la cuchara. Por delante y por detrás, quedando un personaje diferente en cada lado.

Aquí aprovecharemos para ir trabajando conceptos sobre las emociones, imitar las emociones, hablar de qué hacemos cada uno cuándo sentimos la emoción, cuando nos sentimos así… Siempre intentamos sacarle el máximo partido a la actividad.

¡Queda súper chulo! No obstante, puedes dibujar directamente en la cuchara o usar otros elementos, ésta es solo la forma en la que nosotros lo hicimos y una idea. Podríamos dejarlo así, pero algunos peques pensaron que estaría mejor si le poníamos ropa, así que… diseñamos camisetas.

Pues muy sencillo, dobla una tela por la mitad (rídiga a ser posible para que no se doblen las mangas hacia abajo y no haga falta ponerle brazos al títere), diseña la camiseta dibujando la silueta y recorta ambas mitades a la vez, tendrás tu camiseta en un momento.

Para que quede mejor, introduce la cuchara y une las dos partes de la camiseta para que no se abra ni se caiga.

Aquí dejo volar vuestra imaginación, vestidos, capas, sombreros… Todo es posible.

Nosotros no nos conformamos con ponerle una camiseta. Queríamos que cada personalidad de la cuchara tuviera su propia ropa, así que elegimos diferentes colores que nos evocan las emociones y en lugar de doblar la tela por la mitad, dibujamos la silueta sobre una tela y después lo calcamos en la otra. Posteriormente, las unimos por las mangas para dejar pasar la cuchara.

El resultado fue una tarde divertida en la que trabajamos atención, función ejecutiva y psicomotricidad fina en el diseño y la elaboración del material y muchas risas durante el jeugo simbólico donde cada uno cambiaba su personalidad. Además aprendieron sinónimos de cada emoción, hablaron sobre sí mismos… una tarde para recordar.

Espero que te haya gustado. No olvides compartir tus trabajos con nosotros. ¡Hasta pronto!

Si te ha gustado, quizas te interese esta actividad con el mismo trabajo de fondo “Cucharitas emocionadas” en el blog Anabel Cornado, El sonido de la Hierba al crecer, donde lo hacen con cucharillas de plástico. Rápido y barato pero muy útil… Ideal para grupos grandes o para hacer de forma más sencilla.

Entrada anterior Entrada siguiente

También podría gustarte

Sin comentarios

Deja una respuesta