Sin categoría

LA SOLUCIÓN A LA DESMOTIVACIÓN: ECONOMíA DE FICHAS

Economía de fichas, la solución a la desmotivación. En este post encontrarás qué es la economía de fichas y cómo llevarla a cabo sacándole el máximo partido y adaptándola a las características de cada niño.

¿Por qué usar economía de fichas?

Para conseguir en el desarrollo de las tareas:
– Una mayor motivación
– Mantener la atención y concentración 
– Aumenta la tolerancia a la frustración 
– Una predisposición positiva 
Y además fomentar el aprendizaje de normas de comportamiendo y sociales positivas



En otra entrada ya vimos cómo hacer más atractiva una actividad. Pero con la economía de fichas podrás tendrás un reforzador de ése éxito conseguido, además de una motivación extra.

    ¿Pero qué es la economía de fichas?

    Es un sistema de reforzamiento mediante el uso de unas “fichas” (que puede ser pegatinas, puntos…) que premian conductas deseables del niño que se quieren establecer. Se acuerda  el valor de cada ficha y el objetivo a cumplir para conseguirla (por ejemplo, 5 fichas para ir al cine). 

    La economía de fichas puede ser grupal y/o individual, a corto plazo (durante el desarrollo de una sesión) o largo plazo (semana, mes, trimestre o curso).


    Suena un poco manipulador, pero si antes de ponerlo en práctica determinamos cuidadosamente las conductas a mejorar o fomentar, conseguiremos apoyar la educación que reciben de un modo estimulante  sin ejercer una influencia negativa ni estresante para ellos.

    ¿Y cómo hago una economía de fichas para una sesión de trabajo?

    Importante, esto no sirve para las tareas cortas. Es ideal para actividades de 20 a 60 minutos, como el momento de hacer los deberes escolares o una sesión de terapia. Una vez que tenemos esto en cuenta:

    1. Dividir la tarea en subtareas. Yo suelo dividir una hora en 4 o 5 actividades. Debes separarlas de forma visual, dependiendo de la edad y nivel del niño podrás hacerlo en lista (en pizarra o papel) o en imágenes. Así de camino anticipamos que siempre es bueno.

    2. Después de cada subtarea se gana una ficha. En mi caso, estrellitas. Se puede hacer un visto en la lista, con dibujitos…


    3. Se hace un cuadrante que se coloca al lado del “horario” que hemos hecho con el premio a recibir y el número de fichas necesarias para conseguirlo. Como hemos dicho antes, escrito, dibujado o en imágenes. 

    Comienza con pocas, yo con los más peques daba un premio cada 1 estrella (rápidos que no rompan el ritmo: un gusanito, cosquillas…) y progresivamente se amplia hasta que debe acabar toda la sesión (5 estrellas, un premio).

                          

    4. Por último, apuntar que la recompensa ha de ser: deseada por el niño, que vaya variando, que no consiga fácilmente sin ti, y comenzar por lo material (la comida suele ser genial, como las galletitas…) pero lo ideal es ir haciéndolo más social (bailar, un partido de parchís…)

    ¿Y a largo plazo, cómo hago una economía de fichas?

    1. Hacer una lista junto con los niños con las conductas a fomentar (no pretender conseguir de pronto lo que nunca han hecho, ir aumentando la exigencia gradualmente): acabar los deberes, no levantarse en clase, hacer las tareas domésticas, etc.

    2. Hacer una lista juntos con los elementos motivadores (no abusar de lo material): salir en bici, jugar con la videoconsola, ir de excursión, ir al cine, las zapatillas que les gustan…


    3. Hacer una tabla que resuma visualmente lo acordado y colocarla en un lugar visible.


    4. Poner los puntos o fichas lo más pronto posible una vez dada la conducta a premiar pero sin alterar el ritmo de la clase o actividad.


    Ejemplo de economía de fichas de la asignatura de educación física


    Ejemplo de economía de fichas en casa (2 hermanos)


    Puedes hacerlo con un sólo premio o como en los ejemplos, con varios premios de diferente valor. En el segundo caso, los niños deberán aprender a administrarse. Hay muchas formas de hacer la tabla, lo importante es que sea clara y sencilla de comprender. 

    ¿Tú ya usas economía de fichas?, ¿Conocías todas las formas de sacarle partido?, ¿Qué premios usas? Espero que os haya resultado interesante. Si tienes alguna duda de cómo hacerlo o comentario no dudes en escribir.


    IMÁGENES: Derecho de autor: <a href=’http://es.123rf.com/profile_yaryhee’>yaryhee / 123RF Foto de archivo</a>

    Entrada anterior Entrada siguiente

    2 Comentarios

  • Responder gapy animación 4 junio, 2015 at 7:35 pm

    nosotros hicimos una para los hábitos, mi hija era "rebelde en esto. nunca había tenido "tareas" antes y no entendía la urgencia de hacerlas en un momento o en otro ¿porque ahora me tengo que lavar o ir al orinal si antes no lo hacía y no importaba? No se portaba mal por capricho si no por incomprensión. A veces le explicábamos y aceptaba, pero otras era como que le daba igual todo porque no quería irse a dormir (que es en lo que desembocaba todo) una cuadrícula con círculos con los hábitos dibujados y unos confetis de mickey mouse hicieron milagros. Me sorprendió lo bien que funcionaba y lo rápido. Siendo constantes y sinceros claro. otra cosa que vino bien fue trabajar las con juegos de imitación y simbólicos como un muñeco que cuidar o juegos de ordenador, si entrar en duckiedeck.com son minijuegos educativos y en un entorno muy seguro (clicar abajo a la izquierda para el mosaico de minijuegos gratuitos)

  • Responder Rosa María Fernández Valero 17 enero, 2016 at 4:03 pm

    ¡Es genial! Es importante adaptarnos a las necesidades e intereses de los peques para conseguir motivación por su parte.

  • Deja una respuesta