Sin categoría

5 CLAVES PARA QUE TU ACTIVIDAD INFANTIL SEA UN ÉXITO

Haces una actividad educativa para tus niños con el fin de repasar (geografía, matemáticas…) o desarrollar un área (la motricidad  fina, autonomía en la higiene…) pero no es bien acogida entre los pequeños, a mitad quieren cambiar, no quieren ni oír tu propuesta… 

Hay diversas formas de conseguir captar y mantener su atención. Diseña la actividad con el objetivo que tú persigues pero de forma atractiva para ellos. Te propongo 5 claves esenciales para que tu actividad sea un éxito entre los niños.





Algunas parecen obvias, y lo son. Pero a menudo lo que a algunos nos parece muy evidente, para otros no lo es tanto. Así que aquí tienes estas sencillas pautas a tener en cuenta si deseas que tu actividad se adapte al niño y no al contrario.

1.   Tener en cuenta sus preferencias: basta con saber si le gusta pintar, si prefiere la actividad física, si le apasiona alguna temática como los animales, el espacio…

Por ejemplo: deletrar nombres de animales pasando la pelota, sumar imágenes de planetas, hacer figuras de plastilina sobre la historia que hemos leído…

2.   Ellos solitos: aún me veo en mis comienzos acabando de colorear lo que uno de mis niños se había dejado ¡Para matarme! No perdamos el objetivo de vista, podrá quedar “peor” o inacabado, pero será algo suyo.

Quedará genial aunque desentone porque los colores los han elegido ellos o porque a la niña le faltaba una pierna (no digo que si está aprendiendo a recortar no se le recuerde cómo, o no se le insista en no salirse al colorear…). Aumentará su autonomía , seguridad y ganas de repetir.

3.   A la lavadora y punto: ¿recordáis la madre despreocupada del anuncio, viendo a sus hijos llenos de manchas? La ropa se lava y se cose, pero sólo tenemos unos pocos años para jugar como niños.

Un niño no puede disfrutar de una actividad como jugar a la pelota si teme estropear las zapatillas o pintar creativamente si teme mancharse. 

¡Los niños han de experimentar y descubrir! (Puedes buscar un delantal, yo lo uso con los materiales plásticos). Éxito asegurado.

4.   El momento y el lugar: hemos de tener en cuenta, dónde, cuándo y durante cuánto tiempo realizaremos la actividad.
¿Dónde? debemos saber que las actividades que requieren concentración y atención deben ubicarse en lugares libres de estímulos y las que requieren actividad física, en espacios abiertos o suficientemente amplios. De este modo estarán más cómodos, favoreciendo la continuidad en la misma.

¿Cuándo? hacerla antes o después de las actividades escolares, la comida o la cena dependerá de la activación del niño en dicha tarea  para evitar desconcentración en actividades principales.

¿Duración? calcularla es importante para que los niños terminen la actividad sin fatiga. Dependerá de la edad del niño y dificultad de la tarea. Así habrá tareas de 30 a 45 minutos (sencillas o con niños pequeños) y otras de 45 a 60 (complejas o niños mayores).

No recomiendo más de 60 minutos seguidos realizando una misma actividad ya que ni en los adultos se mantiene bien la atención pasado ese periodo. Si es preciso, subdivide la tarea y haz mini-desansos que no impliquen una gran desconexión de la actividad pero que les haga retomarla con ganas.

5.   Refuerzo: Elogiar el trabajo realizado dando más importancia a lo vivido, lo expresado, lo aprendido, que a las capacidades innatas individuales (qué bien lo hemos pasado, cuántos países has aprendido, qué colores más bonitos has usado, etc.). No olvidar los pequeños logros alcanzados y animar a recordar lo mejor de la actividad.
 ¿Crees que funcionan?, ¿pones en práctica alguna o conoces más formas de hacer atractivas la actividades? Espero que os haya gustado y a pensar en nuestra próxima actividad.
     

IMÁGENES: Derecho de autor: <a href=’http://es.123rf.com/profile_aliaksandra’>aliaksandra / 123RF Foto de archivo</a>

                          Derecho de autor: <a href=’http://es.123rf.com/profile_voronin76′>voronin76 / 123RF Foto de archivo</a>
Entrada anterior Entrada siguiente

1 Comentario

  • Responder gapy animación 4 junio, 2015 at 7:23 pm

    me gusta el artículo, hay que recordar que los niños son también personas no muñecos y que algunas veces están cansados especialmente o hambrientos o…puede que sea incluso cuando normalmente hacemos cosas con ellos y salen bien, pero esta vez no saldrá y nos preguntaremos porqué, no debemos pensar que está portándose muy mal y reñirle como si no estuviera cumpliendo con nosotros… a veces me pasa a mi y luego me siento muy mal. El cuando depende mucho de sus preferencias. Hoy mi hija tenía que cenar una crema de calabaza, no suele gustarle lo de las verduras pero se come la mitad o mas con poco que insista, sin embargo hoy no había manera y me enfadé hasta el punto de decirla que se iba a dormir sin cenar y sin cuento. Ella lloraba porque me había enfadado con ella "ya no me haces caso" me lloraba y tenía razón…si la hubiera hecho caso como otros días habría visto lo cansada que estaba y que solo quería irse a la cama. enseguida me di cuenta de que algo no estaba yendo como siempre, yo iba torcida. así que la permití comer lo que quería y acostarla con cuentos después de pedir la perdón. Si pedir perdón de tus errores a tus hijos no te hace vulnerable si no mas importante y mejor ejemplo

  • Deja una respuesta